En los años cincuenta, en Madrid eran muy populares las salas de fiesta, eran un buen lugar para ir a bailar, todas contaban con orquesta y se podía ligar o bien disfrutar de actuaciones de grandes de la época, además de algún que otro espectáculo, podríamos decir que son las antecesoras de las discotecas actuales.
Casi todas desaparecieron en la década de los setenta, en aquellos años las discotecas se pusieron de moda y las salas de fiesta echaron el cierre, algunas se llegaron a convertir en discoteca como Pasapoga, pero la mayoría desaparecieron.
Hoy todavía queda una en activo, el Florida Park, un lugar que se fue adaptando a los tiempos y que hoy está en plena decadencia.

Esta tarde, mientras hacía limpieza, he encontrado unas viejas revistas en las que se anuncian varias de estas salas en sus años de esplendor, concretamente en 1958, las salas son; el famoso York Club, Casablanca y los Jardines Sibaris, de los que no he oído hablar en mi vida.
Resulta curioso ver cómo han cambiado los tiempos, ¡nada que ver con esos flyers que te dan ahora para entrar en discotecas!